Camila

Mamá de Antonio y Emilia (3 años y 1 año). Antonio lleva 1.5 años en ÁBACO y lo he visto crecer en la parte cognitiva y motriz, pero sobretodo he visto desarrollada su seguridad y confianza que lo ayudarán a sobresalir en el futuro.

 

Emilia y mi sobrino Jacobo, entrarán a ÁBACO en el 2013-2014. Lo que más valoro de ÁBACO es que forma niños felices, conscientes del entorno y del medio ambiente y se asegura de crear bases sólidas para una transición fácil al colegio grande. ÁBACO resalta lo mejor de cada niño y de cada familia.